¿Por qué soy profesor?

Esta pregunta me la hice en agosto del 2005, cinco años después de tener la oportunidad de encontrar mi “vocación docente” en un colegio de la Cd. de México, D.F., administrado por Madres Josefinas, a las cuales hoy y siempre agradeceré la confianza y apoyo brindado a mi persona.

Y pareciera fácil responder la pregunta, pero al meditarla comencé a describir diferentes porqués los cuales están envueltos de un “amar lo que se hace“, máxime que existe una gran responsabilidad y compromiso para los “seres humanos” que tenemos en cada ciclo escolar, sobre todo estar convencido que la capacitación y estudio no debe frenarse si es que realmente deseamos estar vigentes de los tiempos que se viven día a día.

Pues paso a compartirles el ¿Por qué soy profesor?, agradeciendo a Dios la oportunidad de encontrar mi “vocación”.

Gracias por su tiempo.

soy-profesor

Anuncios

2 comentarios en “¿Por qué soy profesor?

  1. urbinap4383 dijo:

    Nacho. Que palabras tan profundas en tu mensaje “Por qué soy profesor”. Me ha emocionado tanto que, estaba por participar en tu blog, pero decidí primero hacerte patente mi admiración por tener esa vocación de servicio.
    Soy médico de profesión, y soy maestro creo que por vocación. Ahora que estoy jubilado, me he dedicado a la docencias con más atención; pues aunque tengo unos 12 años de ser maestro en la Universidad, tengo 3 años de dedicarme más en forma a las clases (después de mi jubilación).
    Siempre he pensado que, con respeto a las demás profesiones, la de ser Profesor y ser Médico, son las que requieren una gran dosis de vocación de servicio. Requiere mucho amor al prójimo, sacrificio y mucha dedicación. Mis mejores amigos los cuento entre profesores. A veces, como dices, es muy ingrata la profesión, pero la mejor satisfacción es la de ver curado a un paciente o bien, como lo dices atinadamente: “construír pequeños mundos”. Creo que no hay nada más satisfactorio para un maestro, que ver a sus alumnos como una persona de bien y que tu has participado en su formación. Que orgullo y que responsabilidad.

    Los pilares de una nación se fincan en un pueblo educado y saludable.

    Saludos cordiales
    Pedro

    Le gusta a 1 persona

    • Ignacioenlared dijo:

      Pedro, agradezco tus palabras y colaboración (la cual ha sido publicada).

      Efectivamente hay vocaciones que piden siempre “un algo más” que cuando uno lo percibe comienza otra etapa en nuestra profesión, por cierto que coincidencia, pues en el 2012 inicié una serie de proyectos, los cuales algunos ya están dando sus frutos, otros faltan por madurar y concluirse (por ejemplo la licenciatura que actualmente curso en la UPN-LEIP).

      Lo más gratificante es saber que gracias a ello, mis alumnos, amigos y familiares, hoy se relacionan con un “nuevo yo”.

      Reitero mi agradecimiento y espero que pronto visites y cheques tu aportación.

      Tu amigo Nacho Palma.

      Le gusta a 2 personas

Los comentarios están cerrados.